Skip to main content

reforma educativa

Artículo de José Sande en Expansión

Nuestro compañero José Sande ha publicado un estupendo artículo al hilo de la reforma educativa en el diario Expansión.

Aqui os dejo el enlace

Alegaciones de CEAPES al Anteproyecto de Reforma Educativa

Os adjunto las alegaciones presentadas por CEAPES  al anteproyecto de  la LOMCE

Los agujeros de la enseñanza (financiera)

A continuación reproduzco un artículo publicado por ABC titulado “Los agujeros de la enseñanza”, denunciando que la secundaria española relega o imparte mal asignaturas clave: Latín, Música, Economía, Ciencias e Inglés.

 

Hay al menos cuatro asginaturas donde es clamorosa la deficiencia del sistema educativo español en secundaria. Empecemos por las lenguas clásicas, el Latín y el Griego. Señala Jesús de la Villa Polo, catedrático de Griego de la Universidad Autónoma de Madrid, y vicepresidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC): «Nosotros hablamos latín, una forma de latín, no nos engañemos. Para los que estudien español, o sea, para todos nosotros, el conocimiento del latín es simplemente algo que nos permite avanzar incomparablemente más allá de lo que se está haciendo ahora mismo». Pero la enseñanza de una lengua va ligada al estudio de su literatura y cultura. «No cabe una sociedad culta si no se tiene un conocimiento aunque sea básico de sus raíces. No se puede leer ningún autor, no ya del Renacimiento o del Barroco, sino del siglo XVIII, casi del siglo XIX, sin tener en cuenta estas raíces», que son raíces grecolatinas. Además, «el vocabulario español es en un 95 % latín».

En la práctica, sin embargo, las asignaturas de Latín y Griego están cada vez más marginadas. «Para empezar pedimos —añade De la Villa— elmantenimiento de Cultura Clásica, que es una asignatura optativa en tercero de la ESO. Pedimos que sea para todos los alumnos, y si no, por lo menos, en una opción real, es decir, que pueda elegirla de verdad un número suficiente de alumnos. Porque ahora se la pone en opcionalidad junto a cosas con las que no tiene que competir, como el Francés». La otra reivindicación: «Que hubiera un tercer año de bachillerato, y que se ofertara de verdad el bachillerato humanístico, con tres años de Latín y dos de Griego, porque aunque nominalmente existe, realmente en muchos centros ni siquiera se ofrece».

Jaime Siles Ruiz, presidente de la SEEC, en una carta abierta a los políticos, escribe: «Las grandes transformaciones que dieron lugar al logro de la enseñanza gratuita hasta los 16 años se hicieron y siguen haciéndose a costa de continuos cambios que se han traducido, entre otras cosas, en una pérdida de espacio para materias fundamentales..., entre las que se encuentra el Latín y el Griego».

¿Qué es el TAE?

Pero no solo lenguas clásicas. Pregunten a un alumno de secundaria lo que es una hipoteca, el TAE, un bono del Estado, el interés, un dividendo, un pagaré o cómo funciona la Bolsa, leer un balance o los fundamentos de la contabilidad. Probablemente serán muy pocos los que sepan algo, y no porque se lo hayan enseñado en el colegio. Carlos Trías Pintó, director de la Asociación General de Consumidores (Asgeco), denuncia el «analfabetismo financiero» en España. Habría que introducir una asignatura que fuera educación financiera, obligatoria dentro del sistema español, dice. Hay un programa piloto del Banco de España, la Comisión Nacional de Mercado de Valores y el Ministerio de Educación para tratar de tapar este hueco en la enseñanza, introduciendo contenidos económicos en cuarto de la ESO.

«En nuestra opinión, este planteamiento es muy poco ambicioso, ya que debería estar presente a lo largo de todo el currículo educativo. Más en concreto, hemos identificado, a partir de 4º de primaria, una serie de asignaturas en las que se podría trabajar la educación financiera: Atención Educativa, Tecnología, Iniciativa emprendedora, etc. «Somos muy críticos con el Banco de España y la Comisión de Valores, ya que una vez lanzado un ambicioso programa de educación financiera (ver la «web» finanzasparatodos.es), apenas lo han dotado de recursos, por lo que su implantación es mínima». En 2012 el informe PISA evaluará por primera vez las competencias financieras de los estudiantes de 15 años en 19 países.

El inglés no se enseña bien

 

Respecto del inglés, una voz tan autorizada como la de Richard Vaughan es dura en su veredicto: «No se enseña bien ni en primaria, ni en secundaria ni en las universidades. En la mayoría de los colegios en España el inglés se sigue enseñando como si fuera una lengua muerta. Los profesores no hablan inglés en clase y presentan las estructuras gramaticales como una serie de ecuaciones o fórmulas matemáticas que los chavales deben memorizar para reproducir en el examen. El resultado más normal es que estos chavales cojan manía a mi idioma y lo rechacen psicológicamente». Pero más drástica es la solución: «Hacer algo realmente eficaz implicaría el despido del 70% de los profesores de Inglés de este país, o más. No es una solución realista. Una segunda alternativa sería añadir al aula un auxiliar de conversación nativo. Esto ya se hace en muchos colegios bilingües públicos, pero solamente durante ciertas horas cada semana. Lo importante es que los chavales oigan la voz nativa durante muchas horas. Desde preescolar hasta la universidad inclusive, el sistema público tiene a los estudiantes durante 20 años. Es difícil de creer que no puedan, en 20 años, dotarles de una mínima habilidad práctica. Sin embargo, es así, por lo que la cosa clama al cielo», concluye. Así pues, según Vaughan, hay «una solución fácil pero probablemente imposible en términos políticos».

Con suerte, coros

 

La Música es otra de las asignaturas importantes relegadas y mal impartidas en secundaria. Es altamente improbable que se acabe el bachiller con la capacidad para leer una partitura, y menos aún de que se aprenda a tocar un instrumento. Con suerte se «hacen coros» y «división de voces», afirma M., un virtuoso de la guitarra que ahora cursa estudios superiores. Desde el Real Conservatorio de Música de Madrid, un profesor que prefiere quedar en el anonimato destaca que la enseñanza secundaria «casi nunca ofrece una instrucción musical de verdad».

Suspenso en Ciencias

 
La Confederación Científica de España (Cosce) publicó recientemente un informe (Enciende) sobre las carencias en la enseñanza de las Ciencias en nuestro país. De entrada hay asuntos tan llamativos como que hoy en día sea casi tan difícil estudiar Química como Latín en bachiller. La Química es otra de las asignaturas relegadas. Las Ciencias representan casi «un 7 % del espacio curricular y no se consideran áreas de conocimiento instrumental del mismo nivel que Matemáticas o Lenguaje, a diferencia de
cómo se consideran en influyentes programas de evaluación competencial internacional como PISA, de la OCDE», publican los expertos de Enciende.
Pero lo malo es que tampoco en Matemáticas, Lengua y Ciencias, según el mismo informe PISA (el último es de 2009), España esté muy allá. Y no se trata ahora de asignaturas relegadas o desfavorecidas, como el Latín. En los tres campos que evalúa PISA ocupamos la parte baja de la tabla (comparativa de 65 países), es decir, no alcanzamos ni la media de los países desarrollados.
Finlandia es el mejor. La experta Inger Enkvist da dos claves del éxito de su país. «Buenísimos resultados en comprensión lectora (...), un hecho vital para conseguir una escuela excelente»; y que «ser profesor en Finlandia es una profesión de élite y solo acceden a ella los que tienen los mejores expedientes». Se ve que también aquí nos queda mucho por recorrer.
Distribuir contenido